A la Distancia…

200_s

Busco tu voz en la oscuridad y la descubro como una caricia. Me extrañaste lo sé, lo noto en tu respiración entrecortada mientras te digo cuanto te quiero. Dejo volar mis labios para despertar el dragón dormido de tu imaginación, mientras mi lengua pavimenta el camino de la pasión, siento tu voz, el juego del sube y baja entre seguí y detente, los últimos segundo antes de que te rindas y comiences a respirar de mí, a alimentarte de mis sueños y a beber de mi imaginación, quiero hacerte soñar, que vueles conmigo y que seas libre junto a mi.

En el cuarto oscuro sos tan mía como nunca fuiste de nadie: Pura, perfecta; jugando entre la inocente y la perversa que habitan en vos, hasta adonde podemos llegar?. No importa vos estas conmigo  nada mas importa. Sos tan natural  y tan simple sin luz, librándote de tus complejos e inseguridades en mis palabras. Siento que no puedo esconderme de tu mirada, me podes encontrar tras mascaras y personajes es por eso que te quiero por que soy yo cuando estoy contigo. No te escondas de mí, déjame protegerte de los prejuicios de este mundo déjame quererte como nadie lo hizo, quiero darte mi amor, sincero, simple y puro. Quiero que la noche no termine nunca, no quiero dejarte, siento como tu respiración se agita y mi cuerpo se estremece en respuesta, no puedo creer que hagamos esto, reconozco tu estado de agregación, tan delicioso como solo vos podrías serlo.

Me hablas de tu novo casi mordiéndote los labios yo te respondo que esta noche sos mía. Que el mundo se apaga cuando escucho tu voz. Jugamos a los recién casados con dos hijos, una boda hermosa, con una noche de bodas más ardiente que esta, la luna de miel y la vida juntos. Y yo creo que es el juego más hermoso que nunca jugué.

El tiempo voló esta noche, el sol ya salió en mi ventana princesa, no quiero dejarte, nunca quise, pero es mejor que nos demos el tiempo necesario, es momento de que corte el teléfono y te aleje de mi una vez mas, que vuelvas a tu vida y yo a la mía, que vivamos extrañando la noche para volver a encontrarnos y querernos a escondidas, que nos necesitemos. Tu volverás a tu novio y a tus obligaciones tu carrera y yo volveré a mis sueños pero esta vez sin ti y sintiendo un invierno eterno hasta que vuelva a hallarte. Pero aun así yo seguiré queriéndote como siempre a la distancia.

T.

Un Cuento sin razon

Adentro de cualquier persona existen dos reinos que gobiernan todas las acciones que uno hace esta el reino de los sentimientos gobernado por el CORAZÓN y el reino de los pensamientos y el CEREBRO es su gobernante. Los llamo reinos por que no es simplemente el CORAZÓN  o el CEREBRO (depende de cada caso) el que gobierna una parte de nosotros si no que tienen su corte. Siempre al CORAZÓN se lo puede ver acompañado a su lado derecho por el AMOR y a su lado izquierdo por el ODIO, que siempre están peleándose por llamar su atención. Mientras que al CEREBRO se lo ve siempre acompañado por sus dos fieles amigos y consejeros la RAZÓN y la CONCIENCIA.

Cuentan que un día nadie sabe bien por que estos dos reinos entraron en una guerra, una guerra que cobro muchas víctimas}: murió la VERDAD en manos de la MENTIRA, la ciega JUSTICIA no tuvo oportunidad con la CORRUPCION, pero la peor de las perdidas fue la de la AMISTAD frente al EGOÍSMO. Ambos reinos se estaban quedando sin sus mejores soldados y algunos ya no querían pelear

La LOCURA conoció al AMOR y fue algo a primera vista, pese a los vanos intentos de la RAZÓN por hacerlo cambiar de parecer, se casaron y tuvieron a una hija hermosa a la que llamaron PASIÓN. Pero este no fue el único mestizaje que hubo entre los reinos la CONCIENCIA conoció al ODIO y de esta unión nació el PREJUICIO, claro no puedo decir que todas las uniones son beneficiosas, pero nunca nada lo es.

Al cabo de un tiempo solo se quedaron el CEREBRO obstinado en su reino y el CORAZÓN orgullosa en el suyo dispuestos a encontrar un ganador a la guerra se citaron en un campo neutral para pelear entre ellos y ver quien salía vencedor, nunca se habían visto así que se dieron datos para poderse reconocer. Al llegar al lugar de la pelea el CEREBRO ve a la mujer mas linda, tan linda que casi se la confunde con la belleza, pero nota que era otro tipo de belleza, la interna, y pierde literalmente la cabeza. Y así el CORAZÓN gano la batalla sin tener que pelear y después de un tiempo se enamoro del CEREBRO y tuvieron una hija a la que llamaron ALMA. Así fue como los dos reinos se fundieron en uno y con una sola heredera que va a ser lo único que quede por siempre del reino de los sentimientos y de los pensamientos: el ALMA.

Tincho