Blood Drive

poster-blood-drive

Suelo bajar muchas series, algunas que ni siquiera veo, las almaceno para algún futuro para cuando tenga tiempo. Así fue como me encontré con esta serie, que la baje en su momento cuando salio el año pasado.

Y debo decir que es genial si te gusta el gore, esta serie lo tiene por montones, sexo, canibalismo, carrera de auto, cada capitulo es mas perverso y enfermizo que el anterior, una critica a la sociedad tambien como lo fue en su momento el amanecer de los muertos. Pero deben verla, denle 3 capitulos y si no quedan contentos sigan viendola por que no se van a arrepentir.

T.

Plot
Blood Drive se desarrolla en el distópico “futuro lejos” de 1999, después de que los “Grandes Temblores” hayan dividido literalmente a los Estados Unidos, con un barranco gigante llamado “la Cicatriz” que se formó aproximadamente a lo largo de la ruta del río Mississippi. Una megacorporación, Heart Enterprises, explota extraños descubrimientos desde el fondo de la Cicatriz para convertirse en omnipresente en toda la política, la sociedad y la economía estadounidenses. Mientras tanto, como resultado del declive ambiental, el agua se ha vuelto escasa y la gasolina terriblemente costosa.
La serie muestra al oficial del Departamento de Policía de Los Ángeles Arthur Bailey, Aka “Barbie”, quien se ve obligado a asociarse con Grace D’Argento, una peligrosa mujer fatal que tiene una agenda propia, ya que participa en una carrera de la muerte en la que los autos funcionan con sangre humana, el Blood Drive titular, cuyo maestro de ceremonias, Julian Slink (Colin Cunningham), es secretamente un empleado De la corporación Heart. Mientras avanzan por la Carrera de Sangre, Arthur y Grace se dan cuenta de que Heart también ha estado involucrado en su propio pasado.

Ficha Técnica:
Nombre: Midnight Grindhouse Presents Blood Drive
Genero: Accion – Grindhouse
Creador: James Roland
Protagonistas:
Alan Ritchson  
Christina Ochoa
Marama Corlett 
Colin Cunningham
País: USA
Idioma: Ingles
Temporadas: 1
Capítulos: 13

Extrañar a alguien…

breaking-up-with-someone-you-love

…o extrañar algo.

Cuando me preguntan siempre digo que estoy bien, que aunque la soledad es una amante inoportuna como dice Joaquín, estoy aprendiendo a conocerla. Y como regla general es cierto, no me molesta estar solo, incluso valoro mucho el tiempo que tengo para hacer un montón de cosas que quiero hacer y por sobre todo puedo dedicarme a mi mismo. Pero y siempre hay un pero, hay momentos en que no se por que me encuentro pensando en lo que perdí, creo que todos siempre recordamos lo mejor de lo que fue, eso es la melancolía, y añoramos regresar a esos tiempos, a mi ultimamente me vienen recuerdos o mejor dicho me vienen ausencias en forma de sueños que me dejan una sensación de vacío donde no quería ni pensar, por que el secreto también esta en mantener la cabeza ocupada para no pensar, pero como puedo hacerlo si cada vez que sueño recuerdo cosas que no debería.

T.

Star Wars: The Clone Wars

star-wars-the-clone-wars-cast

Cuando salio hace ya 10 años vi un par de capítulos en la televisión pero nunca seguidos y nunca le preste demasiada atención, hasta que si lo hice y me devore la primer temporada en un dia. Creo que es lo mejor que se hizo desde la trilogía original. Mucho desarrollo de personaje, muchas historias para contar. Realmente para ver y disfrutar. Lastima que me entere ya que esta inconclusa.

T.

Pregunta incomoda

aQ38KeK_700b

Cada vez que aparece el aborto, tengo una pregunta que he estado haciendo durante diez años sobre la multitud de “La vida comienza en Concepción”. En diez años, nadie ha respondido NUNCA Honestamente.

Es un escenario simple con dos resultados. Nadie quiere elegir uno, porque la respuesta correcta destruye su argumento. Y HAY una respuesta correcta, que es por qué la multitud pro-vida odia la pregunta. Aquí está. Estás en una clínica de fertilidad. Por qué no es importante La alarma de incendio se apaga. Corres por la salida. Mientras corres por este pasillo, oyes a un niño gritando detrás de una puerta. Abre la puerta y encuentra a un niño de cinco años que pide ayuda. Están en un rincón de la habitación. En la otra esquina, ves un contenedor congelado etiquetado como “1000 embriones humanos viables”. El humo está subiendo. Empiezas a ahogarse Sabes que puedes agarrar uno o el otro, pero no los dos antes de sucumbir a la inhalación de humo y morir, sin salvar a nadie.
¿Usted A) salva al niño, o B) salva los mil embriones? No hay “C” “C” significa que todos mueren.

En una década de discusiones con personas antiaborto sobre la definición de vida humana, nunca obtuve una sola respuesta directa A o B a esta pregunta. Y nunca lo haré Nunca responderán con sinceridad, porque todos entiendo instintivamente que la respuesta correcta es “A”. Un niño humano vale más que mil embriones. O diez mil. O un millón. Porque no son lo mismo, ni moralmente, ni éticamente, ni biológicamente. 6 /
Esta pregunta limpia completamente sus argumentos, y su negativa a responder confirma que saben que es verdad.

Nadie, en ningún lugar, realmente cree que un embrión es equivalente a un niño. Esa persona no existe. Te están mintiendo.
Te mienten para tratar de evocar una respuesta emocional, una respuesta paterna, utilizando una equivalencia falsa. Nadie cree que la vida comienza en la concepción. Nadie cree que los embriones son bebés o niños. Los que están tratando de manipularte para que puedan controlar a las mujeres.

No los dejes. Usa esta pregunta para llamarlos. Revelarlos por lo que son. Exija que contesten su pregunta, y cuando no lo hagan, pongan en su lugar esa gran P escarlata del Patriarcado. El fin.

Entonces cual seria tu respuesta? la mía…salvo al chico.

T.

Yo nena, yo princesa

9789876301862

 

En 2011, Gabriela empezó a anotar diálogos y episodios de la transformación de Luana. Inicialmente, esta escritura fue más bien un ejercicio, ya que utilizaba sus apuntes para discutirlos con su psicóloga. Estas notas fueron el borrador para Yo nena, yo princesa. Luana la niña que eligió su propio nombre.

Gabriela espera que su libro pueda ayudar a otras familias que atraviesan situaciones similares. Del mismo modo, busca que su experiencia ayude a que haya menos discriminación hacia los chicos trans y que estos, a su vez, no lleguen a un momento de sufrimiento tal que piensen en el suicidio “a los 20 años”.

 

“Yo le escribí los cuadernos a Luana para darle fuerzas el día de mañana. Para que cuando tuviera diez años los agarrara y viera cuánto la amábamos, cuánto luché para que tomara valor. ya desde muy pequeña Luana, en ese entonces aún Manuel, se identificaba con el género femenino y le decía expresamente que era una nena. La primera psicóloga a la que consultó le dijo que debían responderle que era un nene y que, cuando la vieran con algo “de nena”, se lo quitaran. Mansilla inclusive cerraba su cuarto con llave para que su hijo no tuviera acceso a su ropa, que usaba para vestirse de nena. Otros expertos le dijeron que el deseo de su hijo de ser nena era algo pasajero y que necesitaba más presencia de la figura paterna.

Sin embargo, a los cuatro años, Manuel le dejo en claro a su mamá quién era: “Yo no soy un nene, soy una nena y me llamo Luana y si no me decís Luana, no te voy a contestar”, según relató Mansilla. Para ese momento, la familia venía desde hace dos años asesorándose y buscando especialistas.

Cuando empezó primer grado, la maestra de Luana le contó a la mujer que otros docentes se le acercaron y le preguntaron cómo era la niña trans que tenía en su grado. “Y la maestra les dijo: ‘Fijate, adiviná quién es’. Y no adivinaron. Todos ven una nena. Ella demuestra que es una nena. No hay más que hablar”, señaló Mansilla, quien dijo además que “no hay exposición ni maltrato” para la nena en la escuela, donde ya conocían la historia de Luana.

“Empecé a escribir en 2011, no con la idea de hacer un libro. Primero fue para no olvidarme de los dato, de la edad que tenía, cómo decía lo que decía, los diálogos” dijo y agregó: “Después empecé a escribir lo que yo sentía cuando iba pasando lo que pasaba. Se me hicieron dos cuadernos. Después era una compañía, un desahogo. En lugar de contárselo al psicólogo, lo escribía”.

El libro de Mansilla incluye cartas de familiares y amigos escritas a la niña, una idea que surgió cuando la madre de la mujer y abuela de Luana manifestó su miedo de no poder acompañar a la nena cuando se haga adolescente y deba afrontar momentos que la hagan sufrir. La iniciativa fue anterior a que las anotaciones de Gabriela se convirtieran en libro.

“Mi hermana y mi cuñado están muy enfermos. ¿Y si alguno de ellos falta y ella no sabe cuánto la amaron y cuánto lucharon por ella? Le pedí a cada uno que le escribiera una carta. Las fui abrochando al cuaderno. Y seguí escribiendo y escribiendo”, dijo Mansilla, quien sueña con iniciar una fundación para ayudar a chicos trans y sus familias.

Entre las cartas que hoy se incluyen en el texto también hay una de Viviana, la mamá de la compañerita de jardín de infantes por quien Luana decidió elegir su nombre. Según explicó Mansilla, la mamá de la otra Luana tuvo “una aceptación ciento por ciento”.”Luana es amiga de Luana”, añadió.

“Entonces me convencí de que tenía que publicarlo, con las vivencias de Luana, con sus diálogos, con nuestra experiencia, la experiencia de toda la familia. Cuanto más se hable del tema, cuantos más chicos trans haya, cuanto más natural se haga el tema, mi nena va a tener una vida más tranquila”, dijo y añadió: “¿Cómo llegás a que la gente entienda, abra el corazón, escuche? Si esta es una de las maneras, avancemos, me dije”.

“Yo sé que no la va a pasar bien el día de mañana, por más que le allanemos el camino, por lo menos hasta los 18 años no va a tener el cuerpo que desea. Y va a tener conflictos, alguien la va a despreciar, alguien la va a discriminar, y algo le va a pasar. Estoy segura. Entonces quería dejarle algo”, señaló Mansilla.

Mansilla destaca tres puntos importantes de Yo nena, yo princesa. Primero, las palabras textuales de su hija, sus diálogos y expresiones. En segundo lugar, sus dibujos, de modo que padres y docentes vean cómo se expresa una nena trans: “Si una maestra de jardín de infantes ve que un chico de tres años dibuja durante todo un año muñecas, nenas y princesas rosas (…) algo está pasando”, explicó. Finalmente, el libro incluye información acerca de a quién consultar: “Les estoy tratando de allanar el camino no solo a los chicos trans, sino también a sus familias”, dijo.

La mujer trabaja haciendo y vendiendo empanadas. Vive en el oeste del Conurbano en una casa a medio terminar. El padre de sus hijos abandonó a su familia en medio de la transición de Luana y desde hace más de un año no ve a sus chicos ni pasa cuota alimentaria a Gabriela.

“Hay momentos en que voy para adelante y encaro un tren, y hay momentos en que quiero que la tierra me trague”, afirmó. “Este no es un libro de ficción, es la vida real de mi hija y ahí está el sufrimiento de mi hija. Y en esas 250 páginas una página es la de la entrega del DNI, que es la de la felicidad, pero después son seis años de sufrimiento. Lo leo y lloro. Uno cuando lee un libro se mete en la historia. Pero yo a esa historia la viví”, explicó la mamá de Luana.

Fuente: Infobae

Noche de juegos de Mesa

Esta noche jugamos:

1- Vengeance (Venganza)

Te pones en la piel un héroe que ha sido golpeado y torturado por una o más de las cuatro pandillas del juego. Tu ganas al construir a tu héroe, explorando los antros de las pandillas para encontrar a los malos que te hicieron daño, y luego tomas sangrienta venganza a través de secuencias de lucha llenas de acción hechas de acertijos basados ​​en dados.

La venganza alterna entre giros de montaje y giros de lucha. En los giros de montaje, los jugadores curan y mejoran a sus héroes a través de nuevas habilidades y objetos. También salen explorando las guaridas de las pandillas para encontrar a los patrones que los perjudicaron y vengarse de ellos en la lucha.

El turno de lucha es el corazón del juego. Los jugadores eligen una de las guaridas de pandillas que contiene un jefe que los ha perjudicado y estallaron en la guarida de la pandilla para obtener una sangrienta venganza. Los jugadores ganan puntos de victoria por matar al jefe, limpiar la guarida de todos los minions o, por puntos máximos, ambos. Los jugadores tienen tres turnos para hacer esto y salir del den en una sola pieza.

Las peleas son básicamente rompecabezas basados ​​en dados. En cada ronda de la pelea, los jugadores tiran un dado y deciden el orden en el que juegan los resultados acumulados. Las habilidades y objetos de actualización permiten a los jugadores intercambiar resultados de dado para otros o unir varios resultados para realizar combos de golpes enemigos. Las actualizaciones trabajan para mitigar la suerte del dado, dando a los jugadores más control sobre sus acciones de Lucha.

Los jugadores ganan puntos matando a los jefes que les hicieron daño, es decir, igualando la figura de su carta de venganza con una de las cartas de Boss boca abajo atadas a cada guarida y / o limpiando a todos los secuaces de una pandilla que coincida con el color de una carta de venganza tener en juego.

Al final del juego, los jugadores también obtienen puntos de victoria adicionales a través de tres cartas de misión en juego.

2- Sagrada

Recorta los dados y usa las herramientas del mercado en Sagrada para construir cuidadosamente tu obra maestra de vidrieras.

Con más detalle, cada jugador construye una vidriera construyendo una grilla de dados en su tablero de juego. Cada tabla tiene algunas restricciones sobre el color o el matiz (valor) del dado que se puede colocar allí. Los dados del mismo tono o color nunca se pueden colocar uno al lado del otro. Los dados se escriben en orden de jugador, con el jugador de inicio girando cada ronda, volteándose después de que el último jugador retire dos dados. La puntuación es variable por juego en función del logro de varios patrones y variedades de colocación … así como puntos de bonificación para los tonos oscuros de un color de objetivo oculto particular.

Se pueden usar herramientas especiales para ayudarlo a romper las reglas gastando fichas de habilidad; una vez que se utiliza una herramienta, se requieren más fichas de habilidades para que el siguiente jugador las use.

¡El artesano de la ventana de mayor puntuación gana!